Social icons

16 may. 2016

Que saudade de Salvador, la ciudad de la alegria



La primera ciudad de Brasil que conocí: Salvador, Bahía. Una ciudad caliente, llena de Carnaval, de diversidad cultural, de colores, mar, atardeceres, cielos azules, música, gente amable y comida!. No fue si no pisar este país por primera vez, en especial esta ciudad, para quedar totalmente apasionada por su cultura, tanto por conocer en tan poco tiempo!. A continuación una serie de las cosas que hay que ver y conocer de la ciudad para darse cuenta por qué Salvador es la ciudad de la alegría.

CAMINANDO POR LA CIUDAD HISTÓRICA


Pelourinho y sus casas coloniales

Divida entre ciudad alta y ciudad baja, Salvador está llena de história pues fue la primera capital del país en su época como colonia portuguesa. Sus barrocas construcciones llenas cultura y de religión se pueden encontrar principalmente en el barrio Pelourinho ubicado en la zona vieja de la ciudad.

Las "ciudades" están conectadas por el emblemático Elevador Lacerda desde el cual se puede apreciar una vista increíble de la Baía de Todos os Santos.



En busca de souvenirs? Entrar al gigante Mercado Modelo es un must pues se puede encontrar toda clase de artesanías, y comidas típicas bahianas.

TRADICIONES BAHIANAS


Lo que mas me gustó de Bahía fueron sus tradiciones, los amuletos y la conciliación entre sus varias creencias, en especial los "deseos" relacionados a las fitas do Senhor do Bomfim: unas cintas de tela de diferentes colores con la frase "lembrança do senhor do bonfim da bahia".



La primera vez que las vi fue cuando mi mejor amiga me dijo que pidiera un deseo mientras amarraba la cinta de color en mi muñeca haciendo tres nudos, solo me dijo que debía esperar a que se me cayera sola y ahí seria cuando mi deseo se cumpliría!. Ya en Brasil las vi (muchísimas) en la Igreja do Senhor do Bonfim donde no solo aprendí que cada color se relaciona a un Orixá o divinidad africana sino que también están amarradas en todas las rejas de la iglesia representando ofrenda (es increíble el arraigo de las personas a la religión católica y al mismo tiempo sus creencias en deidades africanas).

LAS PLAYAS, SUS FUERTES Y FAROS




Brasil es bien conocido por sus playas, y las de Salvador no se quedan atrás. La playa Porto da Barra es de las más representativas y por eso mismo vive llena de personas. En la Ponta de Santo Antônio se encuentra ubicado el Forte da Barra y en su interior el Farol da Barra patrimonio histórico de la ciudad, construido para guiar a todos los barcos que entran a la bahía y así evitar accidentes y naufragios.



Desde la Ponta de Humaitá se puede admirar la ciudad de Salvador a lo lejos, también tiene un pequeño faro por estar ubicada en uno de los bordes de la península, es un lugar realmente tranquilo y a veces un poco solo (be careful).

LOS ATARDECERES


Terminar el día viendo como se esconde el sol "dentro" del mar es inigualable, pero las vistas al atardecer desde el histórico conjunto arquitectónico Solar do Unhão sin duda son increíbles. Allí queda ubicado el MAM (Museu de Arte Moderna) uno de los museos de arte mas importantes del pais.

El Solar do Unhão y la Marina


Los sábados después de las 6:00PM hay tardes de Jazz y son sesiones gratuitas, así que porqué no aprovechar para ver la puesta de sol mientras se disfruta de una buena música?

LA COMIDA!


Acarajé: buñuelos de frijol acompañados de camarones


Y si, la comida brasilera se ha convertido en mi favorita pues ya sea dulce o salada toda la comida es deliciosa: una Moqueca de camarão, un Beiju de Tapioca, acarajé, coxinha, brigadeiros, helados de açai, Pão de Queijo e inclusive la Milkshake de Ovomaltine!


Los mejores helados son los de la Sorveteria da Ribeira ( Praça Conselheiro Nabuco, 87 - Ribeira, Salvador, Brasil), uno de esos sitios tradicionales a los que hay que ir a probar alguno de los más de 60 sabores que ofrecen (no estaría mal probar helado de alguna fruta exótica brasilera). Los brigadeiros mas lindos se encuentran en Comandante Brigadeiro ( Rua Arthur de Azevedo Machado, 930 - Costa Azul, Salvador, Brasil) un sitio muy femenino, agradable y perfecto para una tarde de té.

La mejor malteada que he probado la encontré en Brasil: Milkshake de Ovomaltine en Bobs, es increíble lo que pueden hacer con ese polvo de malta sueco!. El Pão de Queijo, pan de queso o pandebono (como se diría en Colombia) se puede encontrar en cualquiera de los locales de la Casa de pão de queijo.

No podría faltar la Moqueca de camarão, camarones en un caldo lleno de sabor que se acompaña de arroz y de la famosa farofa una harina de yuca frita con un sabor indescriptible (por que realmente no sé como describirla ya que no es una simple harina).



En conclusión, Salvador es una ciudad que vale la pena conocer, desde sus puntos turísticos hasta sus tradiciones y gastronomía, sobre todo en sus épocas de fiesta porque como dicen: Salvador es la ciudad de la alegría!.

«Safety Tip: en la ciudad y sobretodo en los barrios históricos hay que tener cuidado evitando mostrar objetos que llamen mucho la atención».

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.