Social icons

8 sep. 2016

Una aventura en Nocaima



A quien no le ha pasado que hace todo un plan, sale de casa con su plan en la cabeza y de pronto termina en un lugar súper diferente haciendo otra cosa que nada que ver con lo que quería hacer en un inicio?.

Pues así fue como terminé conociendo el municipio de Nocaima!, ubicado a 67 kilómetros de Bogotá. El día comenzó muy temprano rumbo hacia el municipio de La Vega con el objetivo de elevar cometas, nos detuvimos a desayunar en el camino y luego seguimos andando hasta que terminamos mucho más allá de La Vega dentro de un parque natural de aventura!.



En Nocaima el clima ya ha cambiado totalmente, hace mucho calor así que apenas se entra al parque llamado La Esmeralda Xtreme reciben a sus visitantes con una fría limonada con panela. La panela es de los principales productos que se elabora en la región, así como los cultivos de caña.



En el parque es posible hacer varios tipos de actividades como: torrentismo, rapel, camping, canyoning , senderismo, cabalgatas y canopy. Ademas de eso tiene un puente colgante increíble!.



Nosotros hicimos canopy pero como no era el plan inicial no llevábamos la ropa adecuada ni los zapatos, y terminamos súper sucios. Canopy básicamente consiste en una polea suspendida por cables, dichos cables unen dos puntos los cuales se encuentran en alturas diferentes, y la idea de esta actividad es deslizarse por el cable aprovechando la gravedad para tomar cierta velocidad y así poder llegar al punto de menos altura.



Al principio del recorrido debimos colocarnos los elementos de protección personal: casco, arneses, y llevar en la mano las poleas todo con sus respectivos mosquetones. Comenzamos el recorrido en subida hacia el punto inicial de la actividad cruzando el increíble puente colgante (del que se hubieran podido tener vistas increíbles de la naturaleza que rodea el lugar si el guía se hubiera dejado de mover).



Después de la subida pronunciada y del terrible calor por fin llegamos al punto inicial del que debíamos descender usando la polea. Una actividad súper divertida que permite admirar lo increíble de la naturaleza desde las alturas, algo así como volar sentado!.



Después de descender ya se acaba la actividad y nos quedamos en la zona central del parque bajo la sombra esperando por el viento que elevara las cometas pero que nunca apareció.



Un par de horas después ya estábamos de nuevo camino hacia Bogotá, habiendo hecho un plan totalmente diferente, con la ropa sucia de tierra y del aceite usado para hacer mantenimiento a los equipos de canopy pero felices de haber conocido un lugar diferente y haber tenido una aventura fuera de lo normal.


Morrales de Tuá e Muá

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.