Social icons

Haciendo espacio para buscar el propósito en el lugar correcto


Yo he estado ahí, sintiendo que aún no he encontrado mi razón de existir y tratando de encontrar mi propósito de todas las maneras humanas posibles. Lo he buscado en lo que estudié, en el trabajo, en mis hobbies, en todos los libros de superación personal, autoayuda, organización, liderazgo, inspiración, etc, busquedas en las que he terminado con las manos vacias, sin embargo, porfin entendí que el único que puede mostrarme mi propósito es aquel que me creó.

Pequeños Lindos Lugares: Matchachá


No hay cosa mas increíble que ver emprendimientos que nacen con mucho amor, ofrecen cosas que te encantan, se convierten en tus lugares favoritos y los ves crecer!. Así es « Matchachá », un pequeño lindo lugar que se ha convertido en uno de esos espacios que visito frecuentemente, no solo porque allí son especialistas en té matcha y puedo ir a hacer mi plan favorito (tomar el té y acompañarlo de pastelería increíble), sino porque es acogedor y ni se diga de la atención. Si estás por Chapinero*, este es un lugar que no te puedes perder.

Lecciones de amor propio


Somos humanos en proceso, individuos en constante aprendizaje, cuando creemos que hemos alcanzado unos buenos hábitos o que nuestra vida está en orden rumbo hacia el ideal de nuestra mente entonces aparece de nuevo la montaña rusa, en un abrir y cerrar de ojos estamos de nuevo haciéndolo todo en nuestras fuerzas y volvemos a sentir que todo es caos, que nuestro tiempo, energía y atención está yendo en la dirección incorrecta, es normal?.

Hace un tiempo escribí este articulo haciendo referencia a lo cansada que me sentía y que lo mejor era tomar control de la situación dejando todo a un lado para cuidarme de mi misma, pero hoy veo con claridad: Volví a desenfocarme de lo más importante.

Por mucho tiempo tambalee entre ser una mujer controladora y una mujer resignada. No había entendido mi valor, de hecho había puesto mi valor en las opiniones de terceros y creía realmente que ser la mujer que debía ser era tratar de tenerlo todo bajo control, así como de mantenerme como un personaje secundario en mi propia vida para que nadie se molestara conmigo, para que nadie me rechazara, para tratar de ser la persona que todos esperan que sea.

Que equivocada estaba!.

Sin embargo, lo importante es haberme dado cuenta, aunque realmente lo que debería decir es que «lo maravilloso es que mis ojos se abrieron», y considero que más que «amor propio» fue el «amor de Dios» que es mucho mejor que el mío.

"Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios"
– EFESIOS 3: 18-19 (NTV)


Digo se abrieron porque básicamente volví a escuchar una historia que venía escuchando por años desde que era pequeña, y de alguna manera la entendí, como si mis circunstancias me pusieran en perspectiva. Por favor lee este extracto sacado del libro "Diario para esposas jóvenes" de Lala Herrera¹:

"una joven muy bella, con un largo cabello negro y ojos oscuros, hacia sus labores diarias, cuidaba de su casa, se arreglaba con las mejores ropas, maquillaba su rostro y salía a trabajar.

Andaba por diferentes lugares sin sentirse completamente llena. Vivía con un hombre que la trataba bien, aparentemente la amaba o, bueno, eso decía porque la verdad es que no se lo demostraba como ella esperaba; de hecho, para ser franca con ella misma, no se sentía amada.

Constantemente, tenía la sensación hueca de que algo le estaba faltando, era como si hubiera olvidado su maleta en algún largo y allí tuviera las ganas de vivir. Pasaba uno y otro día esperando a que llegara el fin de semana, para que luego comenzara todo otra vez.

Ese hombre con el que vivía era guapo, trabajador y algo para su gusto. A veces, lo encontraba con los ojos bailando detrás de una morena de grandes cuervas. Lo miraba y no parecía parte de su vida y, a pesar de llevar un par de años juntos, sentía que algo le faltaba a él para ser lo que siempre había esperado. Lo mismo había pensado con sus múltiples amantes y relaciones anteriores.

Había tenido cinco relaciones importantes en su vida. Con todos vivió buen tiempo y siempre era la misma historia: comenzaban felices, se unían llenos del fuego del amor y la pasión, se casaba o se iba a vivir con él esperando que con ello pudiera partir su historia en dos. Luego, empezaban a presentarse los problemas, las cosas ya no eran tan emocionantes como al principio, ambos perdían interés, se enredaban en la rutina y tarde o temprano al irse el amor, terminaban buscando distintos destinos, hasta volver a empezar.

Cambiaba de hombre, cambiaba de defecto… pero todo volvía a ser igual, nada la llenaba.

¿Acaso no hay un hombre de verdad que la sepa amar? ¿Por qué todos la engañaban? Se preguntaba esta mujer de ojos profundos, mientras se preparaba para salir a la calle. Mejor le era vivir como ahora: no ilusionarse, estar juntos… pero sin deberes ni reclamos… una relación abierta. No la llenaba, es verdad, pero tampoco se llenaba de amargura con el "tire y afloje" de una relación convencional. Sin embargo, ese día, sin esperarlo… conoció a su ultimo y gran amor.

Se cruzaron en medio de sus labores diarias. Ella iba a buscar hidratación para su oficina y su casa.

Ese hombre, en menos de media hora, hizo lo que ninguno había hecho. Nunca tocó su cuerpo, más al hablar con ella, parecía conocer todo su corazón.

De hecho, al hablarle, sentía internamente que temblaba… no eran palabras halagadoras ni huecas. Perderse en los ojos de aquel hombre era encontrarse en la mirada de la eternidad.

No la llenó con palabras románticas como los otros, incluso, conociendo toda su historia, hasta sus intenciones y defectos más profundos, con breves frases le hizo caer en la cuenta del vacío que siempre había tenido.

Apenas lo vio sintió que la conocía desde hacía mucho tiempo y que su vida siempre había esperado su llegada.

Ese hombre no le prometió grandes cosas, no le pidió medidas 90-60-90.

Era un extranjero que no la juzgó por su vestuario ni por sus modales, sino que parecía amarla y, al verla, le hizo un ofrecimiento que nunca antes le habían hecho: le ofreció agua.

Sí, como lo leíste, agua.

Un agua que nunca le causaría más sed y que, por el contrario, la haría portadora de vida.

Un agua de una fuente que no se agotaba y que, al instante en el que se cruzaron sus caminos, ya saciaba su sed, la llenaba de vida, le daba un propósito. Había abierto sus ojos y le mostraba que era más que una cara bonita.

Luego de darle agua, le dio un propósito, dirigió su vida para algo más que solo sobrevivir. En un silencioso y lleno de fuego minuto, ella entendió: !Tenia algo específico que hacer en esta tierra! Llevar a los demás a esa fuente inagotable. Quería que eso que sentía en su interior, lo pudieran tener los demás.

El nombre de él: Jesus, y ella ha sido conocida a lo largo de la historia como la mujer samaritana."
– Lala Herrera

No sé si ves la dimensión de esto, pero es un recordatorio de quien eres realmente, es un recordatorio de que no necesitas mucho para ser feliz, de hecho lo UNICO que necesitas para ser feliz es la identidad y valor que Jesus YA te demostró que tenías aun cuando no hayas hecho nada para merecerlo, «amor verdadero del más puro»: intenso, profundo y apasionado.

Imagínate ver mi vida y por fin comprender que podía estar segura sabiendo que mi identidad, mi valor, mi confianza estaba en Él, y no en la vida que yo misma había armado según la lista de chequeo que supuestamente debemos cumplir para alcanzar el éxito cuando todo el tiempo Él quería que supiera que ese vacío que no se llena con nada tenía la forma exacta de él: el único en el que iba a estar completamente plena.

Wow.

Le llamo a estos pensamientos «lecciones de amor propio» porque ha sido un proceso de reconocer que amor propio es dejar de buscar plenitud allá afuera y más bien entender que la real plenitud se encuentra cuando conectamos con aquel que nos diseñó, cuando vemos con claridad que somos la maravillosa creación de Dios, y que Él no se conforma con rescatarnos de la confusión sino que promete acompañarnos en el proceso de sanar cada defecto, fracaso y complejo.

Amor propio es recordar que compararnos nunca ayuda, porque de nuevo: somos humanos en proceso. Cada proceso es diferente, depende de la personalidad de cada persona, de sus vivencias, de sus alegrías, de sus dolores, de lo que hace feliz a su corazón, de lo que necesite aprender en su vida.

Amor propio consiste en caminar un día a la vez, sanar un día a la vez, ver cada amanecer como una oportunidad para buscar intencionalmente de esa fuente que nos permite empezar de nuevo sabiendo que somos valiosas, amadas y agradeciendo porque a pesar de lo malo siempre hay un futuro lleno de esperanza junto a nuestro creador.


Haz descubierto ese amor?


¹Herrera, L. (2019). Diario para esposas jóvenes. Casa Creación.

Cuaderno de Toy Style

Las mejores donas de Bogotá


Hasta hace algunos años el escenario de donas en Bogotá se limitaba a unas dos o tres marcas bastante comerciales con donas bastante normales en términos de sabor y presentación, incluso algunas grandes marcas aparecieron con sus grandes lotes de donas glazeadas pero no duraron mucho tiempo.

Sin embargo en el mercado de donas incursionó una opción increíble, de elaboración artesanal, con una presentación que visualmente es todo lo que se podría desear, con sabores deliciosos, combinaciones que no esperas, con los mejores nombres que una dona puede tener. La marca es Donut Queens y son (en mi opinión) «las mejores donas de Bogotá».

La ciudad del viento, parte 1


Planes, planes, a veces hacemos muchos planes, por mi parte anoto esos planes a futuro en mi bucket list, y sabiendo que el futuro no depende de nosotros veía un puntito tan embolatado que ya pensaba que no se iba a cumplir nunca: hacer un viaje sola. Pero finalmente se dió la oportunidad y tuve la fortuna de que el destino del viaje fuera la ciudad de los vientos, así que aquí comienza la aventura de 4 días en la ciudad de Chicago! Un itinerario donde traté de conocer casi todo lo que pude y sin compañía.
Con tecnología de Blogger.