Social icons

6 sept 2022

Cómo escuchar la voz de Dios?


Creo que todos nos hemos sentido frustrados cuando estamos tomando decisiones o resolviendo problemas y recibimos un consejo del tipo «cuéntale a Dios y pregúntale qué hacer». Lo sé porque he visto a más de una persona lanzar una sonrisa incrédula al escuchar esas palabras, y confieso que yo hacia parte de ese grupo. Hasta hace un par de años (en teoría) sabía que Dios es cercano, que podemos hablarle y que Él siempre nos responde, pero en la realidad no lo habia vivido y me parecía imposible que pudiera escucharlo, cómo se hace eso?.

Quizás, cómo yo, sabes que en la teoria la respuesta tiene que ver con la «oración». Pero qué es la oración?.

Mi primer acercamiento a la oración fue aprenderme frases ya establecidas y repetirlas muchas veces. Luego fui entendiendo que orar era expresar mis necesidades honestamente hacia Dios, así que empecé a hacerlo pero como mis circunstancias no estaban mejorando entonces realmente no tenía la certeza de que me estuviera escuchando.

Luego entendí que orar era tener una conversación pero la verdad no estaba segura de que Él me estuviera hablando, así que continué teniendo monólogos y viviendo la vida como mejor me parecia. Hasta que llegué a un punto en mi camino donde era tal la desesperación que entendí que Él era el único que me podia ayudar y que tenia que buscar la manera de escuchar su voz.


Uno no puede comenzar a enfrentar las dificultades reales de la vida de oración y meditación, a menos que, primero que todo aceptemos con satisfacción que somos unos principiantes que sabemos poco o nada, y que tenemos una necesidad desesperada de aprender los rudimentos básicos… No queremos ser principiantes. Pero, convenzámonos del hecho de que nunca en la vida seremos algo diferente a principiantes.
– THOMAS MERTON

Hay que aceptarlo, buscar a Dios para tener honestas conversaciones con Él sucede cuando reconocemos que necesitamos su ayuda.

Más de uno hemos tenido que tocar fondo para aceptar que en nuestras fuerzas y a nuestra manera no ha funcionado y que debe haber una mejor forma de vivir la vida y de hacer las cosas. Nuestro mejor conocimiento y nuestra mejor manera de pensar es la que nos ha llevado a tomar las decisiones por las cuales estamos en el punto de nuestra vida en el que estamos hoy.

Pero eso Dios ya lo sabe, así que puso a disposición de todos la ayuda necesaria y la invitación a que le busquemos con confianza. El punto es que aunque Él está con los brazos abiertos simplemente no nos va a obligar pues nos ama tanto que nos dió la libertad de que sea nuestra propia decisión buscar de esa ayuda.


La fe nace de la necesidad. Jamás pondremos nuestra confianza en Cristo si antes no nos desilusionamos de nosotros mismos. Él mismo lo dijo: "Los que están sanos no necesitan médico, sino los enfermos, yo no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores" (Marcos 2.17). Solamente cuando hayamos admitido la gravedad de la enfermedad que nos aqueja, admitiremos nuestra urgente necesidad de curación.
– JOHN Stott

NECESITAMOS A JESÚS

Aquí voy a usar las imágenes de uno de mis ilustradores favoritos (Danii Marín), pues explica a la perfección cómo todos nacemos lejos de Dios, pero cómo Él nos ama tanto que nos dió un regalo para acercarnos a Él de nuevo: Jesúcristo.



Somos seres integrales, estamos compuestos de un alma, un cuerpo y un espíritu³. Pero a causa del «pecado» todos nacemos con un espíritu al que le falta vida.

Nuestro espíritu cobra vida cuando nuestros ojos se abren, vemos a Jesús en el camino, y (por fin) creemos invitandole a que haga parte de nuestro caminar. El apóstol Pablo dice que El Espíritu de Dios viene a morar en nosotros⁴, podemos vivir en plenitud.


Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es solo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!)
– EFESIOS 2:4-5 (NTV)

No sé si entiendes la dimensión de esto, pero eso significa que ahora dentro de nosotros tenemos una guía que nos lleva hacia la sanidad y renovación de nuestros pensamientos, voluntad y emociones. Ahora «somos capaces de tener los oídos de nuestro corazón abiertos, escuchando la voz de Dios en nuestro interior»¹.

Así es, gracias a Jesús podemos conversar con Dios escuchando su voz en nuestro interior sin ningún otro prereequisito.


Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo.
– EFESIOS 2:8-9 (NTV)

LA ORACIÓN ES UNA CONVERSACIÓN

Sin embargo, así como yo, muchos traemos ese concepto default de que orar se parece más a hablarle a Dios y pedirle lo que queremos, pero Jesús dá el mejor ejemplo de lo que realmente significa: una búsqueda diaria de la presencia de Dios para escuchar lo que Él tiene para decir y así llenarse de lo que su alma realmente necesita.


Cuando el hombre escucha, Dios habla. Cuando el hombre obedece, Dios actúa.
– MICKEY EVANS

Para esto necesitamos detenernos, dejar de hablar y tener un tiempo de silencio, pues es en el silencio donde recibimos el «flujo espontaneo de ideas, verdad, dirección, consuelo, corrección, y estimulo que proviene del corazón de Dios»¹.


El SEÑOR le dijo: —Sal y ponte de pie delante de mí, en la montaña. Mientras Elías estaba de pie allí, el SEÑOR pasó, y un viento fuerte e impetuoso azotó la montaña. La ráfaga fue tan tremenda que las rocas se aflojaron, pero el SEÑOR no estaba en el viento. Después del viento hubo un terremoto, pero el SEÑOR no estaba en el terremoto. Pasado el terremoto hubo un incendio, pero el SEÑOR no estaba en el incendio. Y después del incendio hubo un suave susurro.
– 1 REYES 19:11-12 (NTV)

Cuando anhelamos vivir en su presencia y tenemos esos tiempos de silencio es cuando Él transforma nuestros corazones y nuestras vidas. Él es el único que puede darnos aquello que nuestra alma anhela, recordemos que conseguirlo a nuestra manera y en nuestras fuerzas no funcionó. Qué tal si antes de hacer cualquier cosa le pidieramos dirección al que sí sabe qué es lo mejor para nosotros, estoy segura de que tomariamos las mejores decisiones.

Escuchar su voz es tan transformador que tener un tiempo de silencio se usaba en los grupos fundadores de Alcohólicos Anónimos pues era fundamental para tener la esperanza de mantener la sobriedad.¹

CÓMO RECONOCER LA VOZ DE DIOS?

Cuando hacemos silencio y empieza a llegar ese flujo de pensamientos a nuestro interior, cómo reconocer cuál es la voz que estamos escuchando?.

Cualquier voz que no viene de Dios es:

- Un reflejo de nuestras viejas creencias,
- es nuestro propio entendimiento de las cosas,
- es una contradicción y/o distorsión de lo que dice la biblia,
- trae culpa, vergüenza y condenación,
- te hace sentir impuesto, obligado, anulado, aislado
- te distrae o,
- es parte de refranes generalizados.

La voz de Dios:

- Te consuela, te corrige, te aconseja
- Su amor se hace notar⁵
- Nunca contradice su palabra, de hecho, ES lo que está escrito en la biblia (logos) y
- ese impacto que logra en ti cuando la lees (rhema).

Así que «no tendrás manera de comprobar si lo que estas escuchando está de acuerdo con su palabra si no la conoces».


Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.
– 2 TIMOTEO 3:16-17 (NTV)

Ahora, tienes la ventaja de que «la biblia es el único libro en el que, cuando lees, el autor se sienta a tu lado»² y no solo te ayuda a entenderla sino que hace milagros en tu manera de vivir, te sana, te restaura, te hace completo.

Puedes hacerle miles de cuestionamientos pero Él te dirá lo que realmente necesitas, pues «con frecuencia Dios se dirige a tus verdaderas necesidades y no a las preguntas que te queman la mente». Recuerda que nuestro entendimiento es limitado, a veces nos quedamos en la crisis y en lo que está pasando hoy, pero Dios si vé el panorama completo.

Según Mickey Evans en El Viaje Interior¹, la prueba más simple de la presencia de Dios en tu interior es preguntarle si Él te ama. Así que porqué hoy no le haces esta pregunta y esperas en silencio su respuesta?.

CUESTIÓN DE HÁBITOS

Ahora ya sabemos que orar no es solo cuestión de hablar sino de escuchar. Quizás al comienzo cueste pero es importante tener presente que la única manera de mejorar es practicando.

Busca un espacio

⁶ No importa el lugar, lo que importa es que en el espacio que estés «puedas encontrar silencio en tu alma y eliminar las interrupciones»⁷.

Lee la biblia

Busca información sobre la bilia como tal (en ver para crecer te explican de qué trata con dibujos), busca una cuyo lenguaje sea fácil de entender (esta app puede ser de ayuda), empieza por los libros que hablan de la vida de Jesús (Mateo, Marcos, Lucas, Juan) y cuando la leas subraya esos fragmentos que te llaman la atención.

Usa herramientas

Apoyate en esas herramientas que te explican el contexto (Enduring word), las que te explican la historia (Bible project), y con eso en mente sal a caminar (prayer walks), o escribe todo aquello que viene a tus pensamientos (journaling).

No hay fórmulas estándar para escuchar a Dios, solo de verdad tener un corazón dispuesto.


Si me buscan de todo corazón, podrán encontrarme.
– JEREMIAS 29:13 (NTV)

Qué tal si hoy lo intentas?


Padre, ¿qué es lo que deseas que yo escuche hoy de Ti?

Hijo mío, lee Cantar de los Cantares 8: 6 - 7.

“Pues el amor es tan fuerte como la muerte, y sus celos, tan duraderos como la tumba. El amor destella como el fuego con la llama más intensa. Las muchas aguas no pueden apagar el amor, ni los ríos pueden ahogarlo. El amor no puede ser comprado ni vendido, no podrá ser hallado en las plazas de mercado.” Más bien, se encuentra en el tiempo de silencio en el que tú y yo compartimos mi amor cada día, mientras practicas mi presencia.

Hijo mío, te recuerdo que “YO SOY“, por lo tanto, yo impresionaré mi amor en tu corazón. Debido a que “YO SOY” no hay necesidad de preocupación, temor o desaliento. “YO ESTOY” totalmente en control y “YO ESTOY” contigo. “YO SOY” tu primera y única fuente. Hay un aspecto vital del “YO SOY” en el cual deseo que te concentres y es: “YO SOY” amor. Es mi amor el que te sostendrá.

Es mi amor el que te cubrirá. Es mi amor el que traerá la unidad por la que mi Hijo Amado oró.

Pon tu cabeza en mi pecho. ¿Puedes escuchar y sentir el latido de mi corazón? Si te enfocas en mi corazón de amor sabrás a cada momento las muchas maneras que quiero expresar mi amor a través de ti; no necesitas nada más. Mi amor es la fuente de toda visión. Mi amor te permitirá construir mi Reino. Mi amor te vuelve a asegurar que no es demasiado tarde para recibir y hacer lo que yo he puesto en tu corazón. Tu única función es dejar que te ame y liberar mi amor a todos los que pongo en tu camino.

Mi amor perfecto echará fuera el temor y las preocupaciones de este mundo. “YO SOY” amor; recibe y entrega mi amor. Enfócate en mi amor y yo dirigiré tus pasos, uno a la vez. Mi amor reparará y mi amor enviará. Deja que mi amor te bese en todo momento.

Tú eres mi amado,

Jesús...
– MICKEY EVANS

Si estás buscando acompañamiento para salir de una crisis o sanar tu corazón entonces las herramientas del «Programa Hay Esperanza» pueden ser lo que necesitas.


¹Evans, M. El Viaje Interior.
²Sanchez, L.(2022). Hazlo: Escucha. Euphoria Church.
³(Biblia Traducción Lenguaje Actual, 1 Tesalonicenses 5:23).
⁴(Biblia Nueva Traducción Viviente NTV, 1996, Romanos 8:11-15).
⁵Yuliana Moreno. [@moreno.salas.yuliana]. (17 Julio, 2020). 3 formas de saber que es Dios quien te habla. Instagram.
⁶(Biblia Nueva Traducción Viviente NTV, 1996, Mateo 6:6).
⁷Marín,D. (2022). Diseña tu propósito. Editorial Patmos.

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.