Social icons

20 dic. 2017

En la ciudad de la eterna primavera


Medellín es una de las ciudades más lindas de Colombia, ubicada en el departamento de Antioquia es la segunda más poblada del país y se conoce por su clima tropical tan poco variable (que le da ese identificador de «eterna primavera»), por su calidad de vida, por ser una de las ciudades más innovadoras del mundo, por sus comunas, su sistema de transporte, su gente, sus grafitis, su comida, su cultura, entre muchas más cosas. Conocerla es una bonita aventura y hay que aprovechar más si la visita solo dura un par de días.

El día 1 de este diario de aventuras en la ciudad de Medellín comienza al tomar el vuelo desde Bogotá, un vuelo que toma casi 60 minutos hasta el Aeropuerto Internacional José Maria Cordoba. El aeropuerto es bastante «lejos» pero dirigirse a la ciudad desde allí es bastante fácil ya que hay empresas de transporte autorizado con tarifas ya establecidas según el lugar de la ciudad (o departamento) a donde uno se dirija, $65.000 COP si se toma taxi hasta Medellín o $9.500 COP si se toma bus.


Nuestro alojamiento quedaba en el Barrio El Poblado, así que la ruta de bus que escogimos fue “Aeropuerto – Palmas – San Diego”. Si alguna vez van al Poblado díganle al conductor que los deje cerca a esa zona, porque es una bobada bajar hasta San Diego para luego tener que volver a subir.

Llegamos al Binn Hotel ( Carrera 25 #10-51, Transversal Superior, Medellín, Antioquia), descargamos el equipaje y de una vez salimos a recorrer lo que más pudiéramos de la ciudad. Para ello tomamos un bus de servicio público que iba dirigido a la estación del Metro El Poblado, en donde ingresamos y tomamos la línea A en dirección Niquia para bajarnos en la estación del Metro Alpujarra (Mapa del Metro de Medellín).

UN CENTRO LLENO DE HISTÓRIA E IMPORTANCIA


La primera zona por visitar fue el centro administrativo La Alpujarra, allí el lugar que más nos llamó la atención fue la Antigua Estación Medellín del Ferrocarril de Antioquia donde ahora funcionan bancos, restaurantes, cafés, y algunas entidades.

«el patio tiene una locomotora como recordatorio de lo que alguna vez fue esa estación y de la importancia que tuvo el ferrocarril en el departamento de Antioquia»


En ese centro administrativo también se encuentran muchísimos edificios gubernamentales e importantes como la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia, los cuales recorrimos antes de cruzar la calle para comenzar a caminar por el Paseo Peatonal Carabobo.


El Paseo Peatonal Carabobo (Entre Calle 52 y Calle 51) en realidad es una vía peatonal súper comercial rodeada de algunos edificios, esculturas y parques de gran valor patrimonial.


La primera parada durante la caminada por el paseo peatonal fue el Parque de las luces, un conjunto de postes luminosos que le dan un aire de plaza de ciudad moderna (tipo la instalación de arte Urban Lights en la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos).


Luego pasamos hacia los edificios Vásquez y Carré, unos edificios restaurados que mantienen la arquitectura de la Medellín antigua, para luego caminar hacia la Plaza Botero pasando por el Centro Comercial Palacio Nacional y La Iglesia de la Veracruz.


La Plaza Botero expone más de veinte obras del pintor, escultor y dibujante colombiano Fernando Botero, todas esculturas que representan su tan inconfundible estilo artístico contemporáneo.

«La plaza se encuentra en medio del Museo de Antioquia y del increíble Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe»


Ingresamos al Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe Cra. 51 #52 01, Medellín, Antioquia para admirar toda esa arquitectura gótica que le caracteriza, subiendo a sus últimos pisos para ver su cúpula, murales, medallones y gárgolas, pasando por algunas de sus salas que funcionan como galerías de arte, y por sus oficinas que albergan a la Dirección de cultura de Antioquia.

«Admirando la arquitectura en los jardines del Palacio!»


Luego de caminar por la zona entramos a la estación del Metro Parque Berrio para bajarnos en la estación del Metro San Antonio y conocer un poco del Tranvía de Medellín (Tranvía de Ayacucho).


El tranvía eléctrico como tal existió desde 1921, después de 30 años sus operaciones disminuyeron así que cerró, pero luego de más de 60 años retomaron esta forma de transporte y lo incluyeron dentro del sistema de transporte integrado de la ciudad, desarrollando una línea tranviaria de 4.3 kilómetros hacia la zona centro oriental de la ciudad que beneficio a miles de personas (eso si es buena inversión de los recursos!).

Ahora si fue momento de un break, tomamos un uber y nos dirigimos hacia el cerro de Nutibara.

UN PUEBLITO MUY PAISA



El cerro de Nutibara se encuentra ubicado dentro de la ciudad, es una gran área de zonas verdes protegidas, llenas de flora y fauna, miradores y senderos peatonales para caminar rodeados de naturaleza. En su cima se encuentra una réplica linda y pintoresca de lo que es un típico pueblo antioqueño con su respectiva iglesia y plaza: El pueblito paisa.

«Allí se consigue desde fruta picada hasta souvenirs!»


Uno de los miradores que se encuentran en el cerro no solo permite ver las verdes montañas de Medellín, sino también la pista de aterrizaje y despegue del aeropuerto Olaya Herrera, el cual se encuentra en el sur occidente de la ciudad.


Este fue un perfecto lugar para ver el atardecer en la ciudad de Medellín y luego salir de vuelta al hotel para descansar y prepararnos para el día 2 de esta aventura.


para imagenes de pinterest

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.