Social icons

24 nov. 2020

La importancia de sanar


Vivimos en un mundo difícil, la mayoría de nosotros creció en hogares disfuncionales, nos han ocurrido varios eventos desde que nacimos pero simplemente nos hemos enfocado en otras cosas ignorando por completo a nuestra alma y es precisamente allí donde se alojan todas las consecuencias del rechazo, el abandono y los abusos que hemos vivido. La sociedad nos ha hecho creer que el «tiempo lo cura todo» pero la verdad es que el tiempo solo han infectado las heridas.


Tristemente, las heridas del alma no se perciben tan rápido como las heridas del cuerpo, pero son reales y más duraderas– Itiel (Amar es para valientes)

Piénsalo, cuantas veces has tratado de «ser mejor persona», tratas de cambiar tu comportamiento, tus hábitos, llenas tu mente de buenos aprendizajes pero cuando llega algún comentario "inadecuado" por alguna razón reaccionas de maneras desproporcionadas aun cuando ni siquiera amerita ese tipo de reacción.

Ahora, cuantas veces has creído que eres una víctima, que la razón de todos tus problemas son los demás y que si cambiaran al menos un poco todo sería mejor para ti, pero y si nunca lo hacen?. Acéptalo, hay una herida infectada en tu alma (o muchas) que necesitan ser sanadas.


La única esperanza real que tenemos para no reaccionar más al dolor es que el dolor deje de estar, que la herida deje de sangrar, que finalmente sane y se convierta en una cicatriz. En ese momento, podremos poner nuestra mano sobre la cicatriz, podremos recordar lo que ocurrió, pero sin dolor; eso es sanidad. Cuando hay sanidad nos convertimos en personas más estables, menos reaccionarias– Jaime y Liliana Garcia, (Hay Esperanza)

¿Por dónde empezar a sanar?

Lo primero es tener claro que cada uno es responsable de sanar sus propias heridas. Y como las heridas estan dentro de ti solo tu puedes hacer algo al respecto: necesitas enfrentar el dolor e ir a la raíz. Quien eres hoy, los problemas que tienes, las reacciones, los malos hábitos, la forma como te percibes, la inmadurez, son solo los síntomas de algo más profundo, solo entendiendo en donde comenzaron es que podemos hacer algo al respecto.

Si no has sanado antes de entrar en una relación lo mas probable es que atraigas a alguien igual de herido a ti.

Imagina, por años me convencí que las dificultades en mi matrimonio se debían a cosas como problemas de comunicación y/o monotonía, por años creí que toda la responsabilidad de la relación estaba en mis manos, que lo que pasara era mi culpa, estaba convencida que nadie quiere a alguien que dice lo que siente y piensa asi que si no estaba de acuerdo con algo lo mejor era quedarme callada, aceptar y sonreir, aunque lo intenté muchas veces me mantuve totalmente incapaz de hacer algo al respecto, sin embargo no sabes la libertad y claridad que tuve cuando Dios me encontró, puso ayuda a mi alrededor, me mostró y pude entender que yo misma habia decidido vivir esa realidad y que esas cosas eran solo aprendizajes errados y síntomas de una raíz mucho más profunda que había [en cada uno] desde mucho antes [de conocernos] y que [cada] uno es el único responsable de resolver lo que hay en su interior.

Jaime y Liliana Garcia en su libro "Madurez"¹ lo explican mejor:

En tu vida, los frutos tienen que ver con los comportamientos que estás teniendo hoy, la incapacidad para disfrutar tu vida, la intolerancia, el temor, el resentimiento, la amargura, la incapacidad para confiar en otros y en Dios, la necesidad de controlar todas las situaciones, los comportamientos abusivos, la incapacidad para resolver problemas y para hacer cosas difíciles, todos estos son frutos malos. La raíz de este árbol está en tu corazón– Jaime y Liliana Garcia, (Hay Esperanza)

¿Qué fue lo que pasó entonces?

La vida que Dios quiso para cada uno de nosotros es aquella en donde sabemos que nuestros padres nos aman, nos protegen, nos desean y donde somos disfrutados tan solo por existir. Nuestros padres son la representación de amor y cuidado incondicional, sin embargo nadie puede dar algo que no tiene, y lo más probable es que ellos también vengan de un entorno disfuncional.

Vivencias como abuso físico, abuso sexual, abuso verbal, apodos hirientes, abandono, padres ausentes, presenciar el abuso de otros, hacen parte de esas cosas que simplemente no debieron haber existido en nuestras vidas y que es obvio que generan muchas heridas.

Pero también se crean heridas cuando hay ausencia de cosas buenas que si debieron haber ocurrido: te valoraron simplemente por el hecho de existir?, tus padres se tomaron el tiempo de comprender quién eres?, te animaron a expresar quien eres, lo que piensas y lo que sientes?, recibiste expresiones de amor afectivo a través de caricias, palabras y miradas?, tus necesidades básicas, médicas, educativas y emocionales estuvieron cubiertas?, te permitieron vivir?, te animaron a resolver problemas y desarrollar perseverancia?, tuviste la oportunidad de desarrollar tus recursos y talentos personales?. Si la respuesta a una o varias es no, entonces tambien hay heridas.

Todas estas son las raíces verdaderas de lo que está ocurriendo en cada uno de nosotros, cada una de esas raíces trae consigo un mensaje que hemos aceptado como verdadero, nos hace creer que algo dentro de nosotros está dañado, hemos distorsionado nuestros conceptos y creado significados equivocados en relación a los demás (por lo tanto tenemos problemas al relacionarnos socialmente), y en relación a nosotros mismos (así que tenemos sentimientos de abandono, rechazo, inseguridad y falta de propósito)².

En mi caso simplemente la relación que tuve con mis padres tuvo un enorme impacto en mi alma, para mal. Fui recipiente del dolor de sus corazones (tambien producto de sus entornos disfuncionales), crecí creyendo que quien era yo no era suficiente y que para ser amada debia anular mi voz y esforzarme más, complacer cada vez más.

No tenia claro quien era yo, el sentimiento de culpa, verguenza, temor, falta de confianza en mi misma y amargura era una constante, y no entendia mi incapacidad de decir lo que pensaba, ni porque mis intentos de ser mejor persona o de controlar a los demás no daban resultado.

Pero entender que mi presente era la consecuencia de un pasado doloroso fue revelador, y porfin sabiendo que soy responsable de mi alma y que la única persona que puedo cambiar es a mi misma entonces tomé la decisión de trabajar en mi propio interior yendo a esas raices podridas para comenzar a arrancarlas.

No tendremos buenas relaciones, ni con los demás ni con nosotros mismos, si no sanamos primero individualmente– Jaime y Liliana Garcia (Conferencia amor extravagante)

Fácil?, no, es difícil enfrentar el dolor de abrir nuestro corazón, recordar todas y cada una de las heridas que hay allí y comenzar a limpiar y desinfectar haciendo del perdón parte del proceso. Pero es necesario. Estamos viviendo una vida frente a nuestra interpretación de ella (que no es nada buena), y no frente a la vida en plenitud que Dios soñó para nosotros.

Hay solución? Si, y todo comienza al conocer la verdad, con la verdad podemos resignificar los conceptos, desaprender lo aprendido y aprender a pensar cosas mejores: la verdad siempre será mejor.

y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.– JUAN 8:32 (NTV)

LA VERDAD SOBRE QUIENES SOMOS

Algunas heridas se crearon al recibir un mensaje de que tenemos algo mal, que somos un error o algo asi, tenemos totalmente distorsionado el concepto de quienes somos. Por eso es importante saber que solo conociendo a Dios vamos a poder conocer la verdad sobre ese concepto.

Nuestra identidad no tiene que ver con nuestros comportamientos, nuestra manera de vestir, hablar o actuar, tiene que ver con el ser que tenia Dios en mente en el momento de la creación.

Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó.– GENESIS 1:27 (NTV)

Al descubrir que fuimos creados a imagen de Dios es necesario entender la dimensión de esto: somos lo que Dios ya dijo que somos, no lo que alguien más dice o lo que alguien mas no hizo creer que éramos.

Entonces Dios miró todo lo que había hecho, ¡y vio que era muy bueno! Y pasó la tarde y llegó la mañana, así se cumplió el sexto día.– GENESIS 1:31 (NTV)

Dios nos dio una identidad desde el momento en que nos diseñó, no significa que sea algo que tenemos que ganarnos a través de buenas obras, de aparentar ser buenos, de seguir reglas al pie de la letra, incluso no tiene que ver con las cosas que hayamos hecho en nuestro pasado, es algo que ya somos.

Cómo dicen Stasi y John Eldredge en su libro Cautivante⁴: "Dios realmente quiere que sepas quién tú eres. Quiere que seas capaz de entender la historia de tu vida, que conozcas de dónde has venido y sepas hacia dónde vas. En esto hay libertad. Libertad para ser, para ofrecer y para amar".

Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre. ¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien. Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz. Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara. Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí, oh Dios. ¡No se pueden enumerar! Ni siquiera puedo contarlos; ¡suman más que los granos de la arena! Y cuando despierto, ¡todavía estás conmigo!– SALMOS 139:13-18 (NTV)

Fuimos creados seres suficientes, seguros de sus habilidades, transparentes, sin miedo a mostrarse como son, hermosos, sabios, y sobre todo valiosos, asi fuimos creados y hoy te lo digo: Tu ya eres valioso y nadie puede cambiar eso.

Esto se parece acaso al mensaje que has recibido durante toda tu vida?.

¿Cómo cambiar entonces los pensamientos sobre mi que llegan en piloto automatico?

Puesto que los "pensamientos, conscientes y que fluyen continuamente en el cerebro de una persona, va entrenando al cerebro para crear estructuras de pensamientos alrededor de ellos"³, es necesario ser intencionales en deternos a pensar en las cosas que normalmente pensamos (pasado, verdades distorsionadas y/o influencia externa), identificar lo que nos estanca y cambiarlo por conceptos y argumentos que generen valor, osea: por la verdad de Dios.

Para conocer la verdad de Dios sobre nosotros solo hay que ir a la biblia y entre mas expuestos estemos a ella nuestra mente mas se llenara de pensamientos de bien, de hecho "aprender los caminos de Dios puede restaurar tu alma y alegrar tu corazón"⁵.

Entendiendo esto.. crees que puedes comenzar a verte como Dios te ve?. Crees que puedes quitar las corazas y mascaras sabiendo que ya eres amado por quien verdaderamente eres?. Eres amado con un amor inagotable, intenso, profundo y apasionado.⁶

Sanar es importante y conocer quien verdaderamente eres hace parte de eso. Creeme, Dios quiere sanarte y mostrarte la vida de plenitud que Él pensó para ti. Tu lo crees?.


¹Garcia, J. Garcia, L. (2019). Madurez. Editorial HAY ESPERANZA.
²Cardenas, L. (2019). El Jardín. Editora Zera.
³Cardenas, L. (2020). Curso "renovando mis pensamientos". Proyecto IDentidade Cristã.
⁴Eldredge,S. Eldredge, J. (2005). Cautivante: Revelando el misterio del alma de una mujer. Editorial Caribe, Inc.
⁵Cloud,H. Townsend, T. (2009). Limites: Cuando decir "si", cuando decir "no", tome el control de su vida.. Editorial Vida.
⁶Eldredge,S. Eldredge, J. (2005). Cautivante: Revelando el misterio del alma de una mujer. Editorial Caribe, Inc.

1 comentario

  1. Quisiera aportar esta reflexión, hay que ser valientes para estar consientes de cuales son los pensamientos que debemos cambiar, entender de dónde vienen porque creemos en eso.
    Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca.
    Efesios 2.17

    ResponderBorrar

Con tecnología de Blogger.